«Estando Firmes en la Fe»

Por Phillip Gray

El texto de nuestro estudio se encuentra en 1 Corintios 16:13. El apóstol inspirado escribió, «velad, estad firmes en la fe; portaos varonilmente, y esforzaos.» Desde un punto de vista, se puede decir que todos los grandes movimientos históricos se resumen en una frase, «y oiréis de guerras y rumores de guerras» (pidiendo prestado el lenguaje de Mateo 24:6). Claro que existen muchos otros factores complicados, pero es obvio que los conflictos humanos han servido de base para muchos de los desarrollos más importantes en el narrativo de la experiencia humana. Nos gusta la paz, pero no podemos olvidarnos de las guerras. Siempre ha sido así. Pero, es lo mismo en la parte espiritual. Existe, y ha existido desde el principio, un conflicto espiritual. Ese antiguo conflicto es reflejado en cada palabra de nuestro texto, cuando escribe «velad, estad firmes en la fe; portaos varonilmente, y esforzaos» (1 Corintios 16:13). El texto es como una llamada para la batalla. Después del himno, nos profundizaremos un poco en el significado del texto:

Nuestro texto de 1 Corintios 16:13 nos anuncia: «velad, estad firmes en la fe; portaos varonilmente, y esforzaos.» En primer lugar, nosotros los cristianos hemos de velar. Quiere decir que tenemos que estar vigilantes y despiertos. El mandato, «velad», describe el deber de un centinela, o sea el soldado que hace guardia en el campamento en frente del enemigo. Nuestro deber como amadores de la verdad y la pureza de Dios es velar. Cristo advertió en Mateo 24:42, «Velad, pues, porque no sabéis a qué hora ha de venir vuestro Señor.» No solamente es necesario velar por la segunda venida del Señor sino por los peligros escondidos en las tentaciones de nuestras vidas cotidianas. Además, tenemos que velar por la doctrina falsa en la iglesia. Por eso, Pablo además les advertió a los ancianos de Efeso en Hechos 20:31, «Por tanto, velad, acordándoos que por tres años, de noche y de día, no he cesado de amonestar con lágrimas a cada uno.» Por un concepto parecido, le exhortó al predicador joven en 2 Timoteo 4:5, «pero tú sé sobrio en todo....» Entonces, de acuerdo con el texto en 1 Corintios 16:13, hemos de velar. (Para inscribirse en nuestro curso bíblico por correspondencia, escriba a: La Verdad Para el Mundo, Apartado 515, Villa Rica, Georgia, 30180 EE.UU.; Apartado 515, Villa Rica, Georgia, 30180.)

En segundo lugar, el texto nos dice, «estad firmes en la fe». El cristiano debe de estar firme a todo costo, pese a los atractivos del mundo y pese a las amenazas de los mundanos. No podemos comprometer la Palabra de Dios. De modo que estemos firmes en la fe, hay que estar firmes a favor de ciertas cosas. Hay que estar firmes a favor de la buena conducta, es decir, la pureza de vida. Hoy día, nos rodea mucha impureza. Con al auge del cine, y la televisión, y ahora el internet, la pornografía se ha convertido en un problema muy grave, aun para los cristianos. No obstante, Cristo dijo en Mateo 5:8, «Bienaventurados los de limpio corazón, porque ellos verán a Dios.» Pablo le escribió a Timoteo, «no impongas con ligereza las manos a ninguno, ni participes en pecados ajenos. Consérvate puro» (1 Timoteo 5:22). La buena conducta y la pureza de vida constan de varios elementos.

Por ejemplo, tenemos que conservarnos puros en nuestros pensamientos. Filipenses 4:8 nos exhorta a pensar «en todo lo que es verdadero, todo lo que es honesto, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo que es de buen nombre; si hay virtud alguna, si algo digno de alabanza, en esto pensad.» Tenemos que estar firmes a favor de pureza de pensamiento.

Además, tenemos que conservarnos puros de nuestra manera de hablar. Efesios 4:29 nos exhorta, «ninguna palabra corrompida salga de vuestra boca, sino la que sea buena para la necesaria edificación, a fin de dar gracia a los oyentes.» Qué repugnante es escuchar a un supuesto seguidor de Cristo hablando las groserías o profanando el sagrado nombre de Dios. (Mateo 12:37). Además, tenemos que conservarnos puros por las buenas acciones. Tito 2:11,12 declara, «Porque la gracia de Dios se ha manifestado para salvación a todos los hombres, enseñándonos que, renunciando a la impiedad y a los deseos mundanos, vivamos en este siglo sobria, justa y piadosamente.»

Hay que estar firmes como cristianos a favor de la buena doctrina. Pablo escribió a Timoteo, «Ten cuidado de ti mismo y de la doctrina; persiste en ello, pues haciendo esto, te salvarás a ti mismo y a los que te oyeron» (1 Timoteo 4:16). La buena doctrina está vinculada con el evangelio correcto. Gálatas 1:6-9 advierte en contra de predicar otro evangelio. La buena doctrina está vinculada con la iglesia correcta. Mateo 16:18 reporta a Jesús diciendio, «sobre esta roca edificaré mi iglesia.» Cristo tiene sólo una iglesia, la cual es la iglesia de Cristo. La buena doctrina está vinculada con la organización correcta para la iglesia, con ancianos en cada congregación bajo los cuales sierven los diáconos, ministros, y otros miembros (1 Timoteo 3:1ade.). Y la buena doctrina está vinculada con el culto correcto. Juan 4:24 dice que «Dios es Espíritu; y los que le adoran, en espíritu y en verdad es necesario que adoren.» Entonces, cuando 1 Corintios 16:13 dice que tenemos que «estar firmes en la fe» quiere decir que tenemos que estar firmes a favor de ciertas cosas. (Escriba a: La Verdad Para el Mundo, Apartado 515, Villa Rica, Georgia, 30180 EE.UU.; repito, Apartado 515, Villa Rica, Georgia, 30180.)

Además, estar firmes en la fe significa estar firmes en contra de algunas cosas. Tenemos que defender la verdad y la pureza de la vida cristiana al estar firmes en contra de la inmundicia. Romanos 12:2 nos exhorta, «no os conforméis a este siglo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento….» Hay que estar firmes en contra de la falsa doctrina. Romanos 16:17 nos manda, «mas os ruego, hermanos, que os fijéis en los que causan divisiones y tropiezos en contra de la doctrina que vosotros habéis aprendido, y que os apartéis de ellos.» Tenemos que estar firmes en la fe.

Pero, nuestro texto de 1 Corintios 16:13 no sólo dice, «velad» y «estad firmes en la fe» sino «portaos varonilmente». La palabra «varonil» quiere decir, «esforzado, digno de un varón.» Además significa «valeroso y firme.» El concepto aquí es eso de no tener miedo por las amenazas del enemigo. Cristo dijo en Mateo 10:28, «y no temáis a los que matan al cuerpo, mas el alma no pueden matar; temed más bien a aquel que puede destruir el alma y el cuerpo en el infierno.» En los tiempos de la persecución, el cristiano debe de portarse aun más varonilmente y predicar la palabra con denuedo.

Por fin, 1 Corintios 16:13 nos exhorta, no solamente velar, y estar firmes en la fe, y portarnos varonilmente, sino también «esforzaos.» Hay que hacernos fuertes por los desafíos tan alarmantes de nuestros tiempos. Lo que la iglesia necesita en la actualidad, más que nada, son cristianos que velan, estando firmes en la fe, y que se portan varonilmente, esforzados en el Señor y listo para la lucha contra el enemigo. Estamos en medio de guerra, una guerra espiritual que ha durado desde el principio del pecado en el huerto de Eden con la Serpiente y Eva. Esta guerra espiritual ha aparecido en muchas formas. ¡Durará hasta el fin de este mundo cuando Cristo y su causa y su pueblo van a ser triunfantes! ¿Es Ud. preparado para la guerra? Tiene que hacerse cristiano primero por creer en Cristo, arrepentirse, confesar el nombre de Cristo, y ser bautizado para el perdón de los pecados. Gracias, y hasta la próxima.