«El Libro de Daniel Parte Nueve: Capítulo Siete»

Por Phillip Gray, La Verdad Para el Mundo

Esta vez, el estudio tiene que ver con Daniel capítulo 7 y la imagen de las cuatro bestias. Es una lástima, pero no tenemos tiempo en este programa para leer todo el capítulo. Le insto leerlo y seguir conmigo mientras tratamos de explicar y entender el significado de esta sección de la profecía de Daniel. De hecho, en Daniel 7 ya hemos pasado a una nueva sección del libro. La primera mitad del libro tuvo que ver principalmente con la historia. Ahora, estamos en una parte más apocalíptica, más simbólica, y más profética. Daniel 7 ha sido sujetado a muchas especulaciones. Aunque es difícil de comprender en algunos aspectos, creo que la clave de su interpretación se encuentra en Daniel capítulo dos y el sueño de Nabucodonosor. Pero, antes de intentar su interpretación, escuchemos nuestro himno:

Se puede dividir Daniel capítulo 7 en dos partes: la primera abarca los versículos 1-15 y describe las visiónes extraordinarias de Daniel; la segunda parte abarca los versículos 16-28 y da la explicación de las visiones. En verso 2 se menciona la comoción en el mar. Eso puede ser símbolo apto para el tumulto y el trastorno que pasan entre las naciones en tiempos de las revoluciones y de las conquistas. ¿Qué significa esto? Posiblemente, tenga que ver con el período antes del ascenso de Nabucodonosor y el auge del imperio Babilónico. Describe las conquistas rápidas y extensivas y las agitaciones de las naciones en su auto-defensa. En otras palabras, es símbolo de las guerras. (Para inscribirse en nuestro curso bíblico por correspondencia, escriba a: La Verdad Para el Mundo, Apartado 515, Villa Rica, Georgia 30180 EE.UU.; repito, Apartado 515, Villa Rica, Georgia, 30180.)

Luego, en Daniel 7:3-15 se levantan del mar cuatra bestias (aparentamente eso pasa sucesivamente). Surgen de la comoción en el mar esas bestias fabulosas y compuestas de varias partes. Los antiguos conocieron tales conceptos como símbolos para los reinos o imperios hechos de más de un país.

La primera bestia en Daniel 7 fue como el león pero compuesto de varias partes. Cada característica puede tener un significado distinto. Por ejemplo, el león tiene coraje y es dominante, aunque en la naturaleza en león no se desvía muy lejos de su propio territorio. Esa bestia tuvo alas de águila quizás simbolizando su rapidez y su dominio ancho. Verso cuatro dice que sus alas fueron arrancadas. Esto puede significar que su progreso fue arrestado después de muchas conquistas. Luego, se puso enhiesta sobre los pies a manera de hombre. Eso fue un cambio en el león. Como el hombre es más débil del león, así ese reino ya es más débil de antes. Y por fin le fue dado corazón de hombre, mostrando que ya ese imperio babilónico es más domesticado y débil. Históricamente hablando, es un hecho que una série de prícipes más débiles sucedieron a Nabucodonosor en el imperio babilónico.

La seguna bestia fue el oso. El oso es menos noble y menos real que el león. Es símbolo de la ferocidad de ese nuevo imperio. El oso siempre tiene hambre y está dispuesto a devorar carne. El texto dice que fue se alzaba, sugeriendo despertándose de su descanso para la acción. En su boca tuvo tres costillas entre los dientes, mostrando que ya había devorado a otros reinos. Recibe el mandamiento para devorar más carne. El número tres puede ser un número rodondo, o puede simbolizar los reinos de Persia, Media y Lidia bajo Ciro. Le fue dicho, «levántate, devora mucha carne.» Evidentamente muestra que habiendo conquistado a Lidia y a los Medos Ciro planificaba la destrucción de babilonia. Conquistó a babilonia y intentó conquistar a grecia. (Escriba a: La Verdad Para el Mundo, Apartado 515, Villa Rica, Georgia, 30180 EE.UU.; Apartado 515, Villa Rica, Georgia, 30180.)

La tercera bestia de Daniel 7 fue el leopardo (versículo 6). El leopardo es cruel, veloz, y astuto. Es más noble que el oso pero menos noble que el león. Las cuatro alas significan aun más velocidad y celeridad. Las cuatro cabezas significan cuatro fuentes de poder mezclados en una. Le fue dado dominio. Pudo regir donde otros habían regido hasta que viniera su sucesor. En el contexto histórico, a lo mejor el leopardo representa el imperio griego bajo Alejandro Magno que vino después del reino Medo-Persa. Es posible que las cuatro alas y las cuatro cabezas se refieren sus cuatro generales que mantuvieron el imperio después de la muerte de Alejandro.

La cuarta bestia es aun más espantosa que las otras. Fue en gran manera fuerte. Tuvo dientes de hierro y hollaba las sobras con sus pies de aquellos conquistados. Fue muy diferente de las otras bestias antes porque tenía diez cuernos. Si la cuarta bestia es el imperio romano, los diez cuernos pueden ser los emperadores o reyes comenzando con Pompeyo en 63 a.C. y terminando con Tito Vespasiano en 69 a 70 d.C. Pero, Daniel 7:8 dice que un cuerto pequeño salió entre ellos y delante de él fueron arrancados tres cuernos de los primeros. Este cuerno tenía ojos como de hombre y una boca que hablaba grandes cosas. Daniel 7:9-12 muestra una escena del juicio contra ese reino y el cuerno que hablaba grandes cosas. Versículos 13-14 dicen: «miraba yo en la visión de la noche, y he aquí con las nubes del cielo venía uno como un hijo de hombre, que vino hasta el Anciano de días, y le hicieron acercarse delante de él. Y le fue dado dominio, gloria y reino, para que todos los pueblos, naciones y lenguas le sirvieran; su dominio es dominio eterno, que nunca pasará, y su reino uno que no será destruído.» En el contexto bíblico, es cierto que ese texto es profecía mesiánica y se refiere a la coronación de Cristo.

Bueno, Daniel 7:16-28 contiene la explicación de las visiones de Daniel. Versos 17-18 dicen que «las cuatro bestias son cuatro reinos que se levantarán en la tierra. Después recibirán el reino los santos del Altísimo, y poseerán el reino hasta el siglo, eternamente y para siempre.»

El cuerno pequeño que surgió de la cuarta bestia, o sea del imperio romano, puede ser Vespasiano si contamos los diez reyes desde Pompeyo. Vespasiano era diferente que los otros emperadores porque fue de la dinastía Flaviana. Vespasiano destruyó a Jerusalén en 70 a.C. En cambio, si contamos desde Cesar Augusto, sería Domiciano quien perseguió a los cristianos. Daniel 7:25 menciona que los santos serán entregados en su mano hasta tiempo, y tiempos, y medio tiempo. Puede ser tres años y medio, o tres décadas y media, o aun tres siglos y medio. Algunos han observado que desde Pompeyo el primer emperador en 63 a.C., si contamos tres siglos y medio, arribamos al año 313 d.C. y el Edicto de Milano que les concedió a los cristianos la libertad del culto. Los cristianos sufrían bajo el imperio romano hasta este tiempo.

En esta lección, vemos la consistencia de la profecía. Está de acuerdo Daniel 7 con Daniel 2. Estos capítulos hablan del establecimiento del reino eterno del Altísimo, el reino de
Dios. Se puede defender la tesis que el reino de Dios es la iglesia de Dios (Mateo 16:18,19). Ya ha sido establecido el reino de Dios (Hebreos 12:28). No hay que esperar por él porque ya existe en forma de la iglesia en la cual Cristo el rey rige en el mundo. Vemos el juicio de Dios contra los tiranos y aquellos malhechores que persiguen a los santos. Los santos siempre tienen guerra con las ideas y los poderes que se levantan contra el conocimiento de Dios, tales como la religión y el reino de las teocracías musalmanes, o los dictadores capitalistas egoistas y crueles, o contra el ateísmo de los estados marxistas. Es inevitable esa guerra. El mensaje de Daniel 7 es que al fin y al cabo, ¡los santos prevalecerán! El reino de Cristo durará de los siglos hasta los siglos mientras todas las naciones de los hombres perecerán en una noche eterna. Bueno, dado el valor evidencial de estas profecías de Daniel 7 y la advertencia del juicio, ¿qué clase de gente debemos de ser? Crea y obedezca a Cristo ahora. Gracias, y hasta la próxima.

Volver a la Tábula de Trasuntos